domingo, 8 de abril de 2007

Se cuadriplican civiles desplazados por conflicto en Colombia

El número de desplazados de sus comunidades por el conflicto armado se cuadriplicó en la última década, llegando a casi tres millones de colombianos que viven condiciones de pobreza, denunciaron ayer la Iglesia católica y organismos humanitarios.

El primer informe sobre desplazamientos en el país realizado por la Iglesia católica en 1995 hablaba de 586.000 desplazados; una década más tarde, la actualización de ese estudio da cuenta de 2,9 millones de personas en esa condición.

El sacerdote Maurizio Pontini, uno de los autores del estudio "Desafíos para construir nación. El País ante el desplazamiento, el conflicto armado y la crisis humanitaria", declaró que "el desplazamiento sigue dándose, no se ha terminado como muchas veces se quiere dar a conocer".

Una de las conclusiones del estudio, que comparó las bases de datos con información del gobierno, la Iglesia y a la organización no gubernamental Consultoría para los Derechos Humanos (CODHES) , es que "hay una expansión del desplazamiento asociado a la intensificación del conflicto" armado.

En ese sentido, el investigador de CODHES y coautor del estudio, Harvey Suárez, expuso que "en el mapa del 2005 hay un mayor impacto en el sur del país en donde hubo un recrudecimiento del enfrentamiento a causa de las políticas de recuperación territorial del plan Patriota".

Dijo que la actividad militar tiene una fuerte repercusión debido a que en esas áreas selváticas, con baja densidad poblacional, unas pocas familias representan poblados enteros que quedan vacíos cuando huyen.

A diferencia de 1995, cuando solo 32 de los 1.098 municipios de Colombia habían sido considerados "expulsores" de población, en el 2005 esa cifra había alcanzado a 907 municipios que representan el 87%.

En cuanto a la recepción de desplazados, se registró en 799 municipios en el 2004 y 675 el año siguiente.

Los principales actores armados que obligan al desplazamiento son las guerrillas y los grupos paramilitares.

La mitad de las víctimas de ese desplazamiento son menores de 15 años, la mayoría son mujeres y por grupos étnicos los más afectados son los afrodescendientes o los indígenas, según el documento.

Pontini expuso que los desplazados "viven, como se puede ver, en los semáforos (mendigando)" o buscan cualquier manera para sobrevivir en condiciones precarias, pues menos del 36% de los desplazados trabajan.

El sacerdote consideró que persiste "una crisis humanitaria y de derechos humanos crónica y sostenible" debido a este fenómeno.

Pero las estadísticas del gobierno son drásticamente menores, pues registran únicamente a 1,7 millones de desplazados en el país.

Pontini explicó que eso es a causa de los criterios oficiales para incluir a los afectados en sus programas.

"El gobierno no acepta que haya personas desplazadas a causa de las fumigaciones (de cultivos de coca), eso no lo inscriben, pero nosotros lo vemos como parte del conflicto", ejemplificó.

El ministro de Interior, Sabas Pretelt, expresó que "la responsabilidad nuestra es trabajar con la información que recibimos y dedicar unos recursos", pero advirtió que como nunca antes están destinando recursos para atender esa situación.

Entre los avances positivos registrados en la última década están la implementación de leyes y sentencias que tratan de garantizar la protección de los derechos humanos de los desplazados, una mayor sensibilización en la población, destacó la investigación.

Publicación: El Espectador(Colombia)

No hay comentarios: